Inicio

Flora

 

(Oxipetalum solanoide)

 

Junco de los médanos (Androtrichium trigynum)

Poligala (Polygala cyparssias)

Cola de caballo (Equisetum giganteum)

 

Margarita de los medanos (Senecio crassiflorus)

Lengua de Vaca (Rumex cuneifolius)

Cohete de mar (Cakile maritima)

 

Marcela (Achiroclyne satureoides)

Suncho o brea negra (Thesaria absinthioides)

Redondita de agua (Hydrocotyle bonaeriensis)

 

Cortadera (Cortadeira selloana)

Flor de la oración (Oenothera mollissima)

Totora (Thipa latifolia)

 


Yerba de la perdiz (Margyricarpus setosus)

 

Esparto (Spartina ciliata)

Cardo de las dunas (Calycera crassifolia)

 

Pasto dibujante (Panicum racemosum)

Conejito (Adesmia incana)

Vara dorada (Solidago chilensis)

 

Flora de las dunas

Las dunas costeras de la Provincia de Buenos Aires, desde el punto de vista fitogeográfico, constituyen un distrito independiente de la estepa pampeana. Su vegetación está constituida por un complejo de asociaciones con caracteres fisonómicos y florísticos particulares notablemente análogas a las asociaciones de las dunas litorales de otras regiones templadas del globo.
La vegetación influye sobre las características del suelo de diferentes maneras: a) al extender sus raíces actúa como fijadora de sedimentos, disminuyendo el efecto de los agentes erosivos y favoreciendo el agrupamiento de partículas. b) las comunidades de plantas superiores permiten el entrampamiento de limos y arcillas. c) las raíces de las plantas exudan muchas sustancias en las que prosperan numerosos micro y meso-organismos que intervienen en procesos de descomposición de materia orgánica, traslocación de sustancias, etc. d) la biomasa vegetal muerta se acumula en la superficie y sufre un proceso de degradación durante el cual se liberan elementos necesarios para la supervivencia de los vegetales y demás organismos del suelo, la cantidad de materia vegetal que se acumula en la superficie depende del balance entre producción y descomposición de biomasa, el cual es afectado por factores tales como PH, temperatura, humedad, etc.
Por otro lado la vegetación influye en la dinámica geomorfológica de las dunas, ya que amortigua el movimiento de sedimentos y favorece el entrampamiento de los mismos, es por esto que la vegetación contribuye a la génesis y desarrollo de las dunas y es uno de los determinantes de la morfología de las mismas.
Como resultado de diversos estudios de vegetación pueden mencionarse a modo de ejemplo algunas comunidades:
Cortaderal de Cortaderia selloana con Tessaria absinthioides y Androtichium trigynum: se desarrolla en las interdunas. A. trigynum es una ciperácea endémica de las dunas litorales del sur del Brasil y noreste de Buenos Aires, gracias a sus rizomas fuertes y largos, contribuye a la fijación de las dunas. Tessaria absinthioides es una sufrútice, con raíces gemíferas que pueden llegar a ser muy profundas, es frecuente en suelos arenosos ligeramente húmedos de América del Sur.
Totoral de Typha sp.: en las depresiones intermedanosas más profundas, el agua tiende a acumularse dando lugar a la formación de espejos semi-permanentes o permanentes, donde crecen especies como Typha sp. y otras.
Comunidad de Spartina ciliata: en los médanos frontales y en las depresiones entre las cadenas medanosas, crecen matas de esta especie. Su altura es variable, constituye un gran valor fijador, por poseer poderosos rizomas horizontales que corren a poca profundidad y además rizomas verticales cortos y fuertes que hacen ascender a la parte aérea de la planta cuando es cubierta por arena. Generalmente en los sitios cercanos a la costa, donde los médanos son muy movibles debido a la acción del viento y de la marea, se encuentran matas aisladas de Spartina ciliata mientras que en los sitios más estables puede encontrarse creciendo junto a otras especies como Calycera crassifolia, Panicum racemosum y Cakile maritima.

 

 

Arriba