Inicio

Geomorfología (Relieve)

La Reserva presenta esas formas variables que proceden del viento. Las dunas son transversales de orientación este-oeste. En el sur pueden llegar a los 30 metros, aunque no hay todavía mediciones exactas. A lo largo de esta topografía ondulada se presentan, en los senos interdunales, zonas con desarrollo incipiente con vegetación autóctona y fauna asociada. Actualmente es un área que recarga el acuífero sin población humana.
En el área encontramos no menos que siete ecosistemas, con mayor o menor extensión: playa, dunas vivas, dunas semifijas, dunas fijas, pastizal pampeano, bañados pampeanos y bosque exótico.

       La costa, de amplias playas, es denominada de construcción, por las constantes acumulaciones de arena producidas por el oleaje retrabajadas por los  vientos movilizándolas, haciendo de ellas construcciones vulnerables. Es un ambiente que sufre el impacto permanente del tránsito vehicular.
Con respecto al cordón dunícola, en sentido horizontal podemos observar una sucesión de tres ciclos:

  1. Cadenas de dunas vivas, blancas cercanas al mar cuya altura oscila entre los 15 y los 20 m. La arena depositada en la playa es removida por el viento al perder su humedad y transportada hacia el continente, al encontrar obstáculos naturales como desniveles del terreno o vegetación, comienza a acumularse dando origen a las dunas o médanos. Una vez superado el obstáculo, la duna comienza a desmoronarse hacia el interior distinguiendo en cada una un declive suave hacia el mar -cola- y una pendiente abrupta hacia el interior -frente de avance-. Continuando hacia el oeste encontramos:
  2. Dunas semifijas. Estas son bajas, de color más oscuro, colonizadas por vegetación que contribuye a la fijación de la arena.
  3. Entre las dunas, se forman depresiones, su origen esta ligado a la profundidad del nivel freático donde las arenas son húmedas y por la capilaridad se cohesionan y no son renovadas por el viento, se denominan “depresiones o valles interdunales”.

(Datos del Documento “Reserva Natural Municipal Faro Querandí Unidades Ambientales / Registro de Sucesión de las Comunidades florísticas”).


Geológicamente, se denominó Formación Faro Querandí, a la que tuvo lugar en la región medanosa a la que nos referimos (Schnack, et al., 1982). Las morfologías de estas dunas van cambiando de sur a norte hasta alcanzar mayor expresión topográfica en Faro Querandí. Al sur de Mar del plata existe otra barrera de dunas de aproximadamente de la misma edad, que se emplazó en el tope de antiguos acantilados (Boschi y Cousseau, 2004).
Los médanos son de arenas medianas a finas con un significativo componente de bioclastos provenientes del mar, las playas tienen mayores componentes bioclásticos gruesos que se interdigitan con los médanos como abanicos de sobrelavado (Isla, 1997).

Hidrografía:
         La zona también presenta playas, depresiones intermedanosas y ondulaciones de posbarrera. Los médanos de acuerdo con la altura, se pueden estimar de un espesor máximo entre 25 a 30 metros (Boschi  y  Cousseau El acuífero freático de agua dulce –principal recurso hídrico del Partido- disminuye su espesor de este a oeste, limitando al este con el agua salada del mar, al oeste a pocos kilómetros de la costa sobre los esteros y bañados con agua salobre. Las alturas de los médanos decrecen hacia el interior desapareciendo las dunas en una llanura plano-cóncava de lagunas temporarias y bañados adosados lateralmente. Ninguna de ellas desemboca en el mar.
“Existe una buena disponibilidad de agua dulce en los acuíferos freático y semiconfinado, éstos están compuestos por una secuencia de depósitos de arena de origen eólico ubicados sobre sedimentos marinos que a su vez alternan con depósitos arcillosos, relictos de antiguas lagunas litorales y planicies de mareas”.

Clima:
       Por su latitud,  Villa Gesell, está inscripta en la región pampeana, pertenece a una zona templada, estando afectada por la influencia de los vientos del sistema de altas presiones del Atlántico Sur y los vientos cargados de humedad originados por la proximidad del mar. También en ocasiones recibe vientos secos y frescos del sector oeste, conocido como “pampero”, y vientos netamente fríos del sector sur. Considerando sus rasgos climáticos, el área se ubica dentro de los climas templados con influencia oceánica, con un continuo intercambio de masas de aire entre la interface tierra-mar. 
Haciendo consideraciones de carácter más general se señala que el gran litoral marítimo y rioplatense hace que las aguas ejerzan un efecto moderador sobre las temperaturas en la zona próxima a la costa. También esta proximidad con la basta superficie marina la hace receptora de vientos húmedos locales. No obstante la principal influencia de las corrientes de aire es la que recibe por parte del  ya mencionado anticiclón del Atlántico Sur y su carácter de gran llanura permite también la injerencia de otros vientos que circulan sin obstáculos geomorfológicos. Las lluvias se incrementan en el territorio bonaerense gradualmente desde el suroeste, con sólo unos 400 mm anuales, al noreste con más de 900 mm. Este conjunto de factores comentados precedentemente, permiten configurar cuatro tipos de climas Templados: húmedo al noreste, sub húmedo en la  parte central, semiárido al suroeste y una cuarta caracterización que influye sobre las inmediaciones del Cabo Corrientes: En conjunto estos factores influyen en el clima de La Reserva que es el clima templado con influencia oceánica.

 

Arriba