Inicio

Cola de Caballo (Equisetum giganteum)

Foto Rocio Salas

Otros nombres: Yerba del platero, Limpia plata, Chicote de fraile, Huiñal (en lengua mapuche)

Familia: Equisetáceas

Característica: Hierva perenne con rizomas horizontales negros-violados de los que surgen tallos erectos, delgados, estriados, huecos que miden de 1 a 2 mts. de altura. El tallo tiene ramificaciones verticiladas y poseen incrustaciones de sílice, por lo cual se utiliza para pulir objetos de plata u otros metales. Tiene las hojas muy reducidas, formando, por soldadura de las mismas, vainas cilíndricas que nacen en los nudos de los tallos, abrazando a éstos; tales vainas comprenden numerosas hojitas lineales, libres en sus puntas aguzadas. Crece a orillas de ríos, arroyos y vertientes. Se reproduce cuando los esporos, diminutas esferas son llevadas por el viento y también transplantando trozos de rizomas. La cola de caballo pertenece, evolutivamente, al grupo de vegetales con tallos y hojas más antiguos del reino de las plantas.

Distribución: Es una especie sudamericana que crece en la región tropical hasta el noroeste de la Patagonia; en La Pampa se la encuentra principalmente a orillas del río Colorado. En los bordes de espejos de agua.

Medicina popular: Es una especie muy conocida por sus atribuciones medicinales. La planta entera en decocción se bebe como diurético, astringente (descongestivo), emenagogo, para diarreas, problemas digestivos, infecciones pulmonares, hepático, contra las afecciones renales y pectoral. En lavajes es tónico capilar. Es vulnerario (cura o cicatriza las heridas) empleado en fomentos. En polvo se ingiere como antidisentérico. Contiene ácido silícico, resinas, taninos, heterópsidos, sales y principios amargos.

Atrás Arriba