Inicio

Tuco-tuco (Ctenomys talarum)

Haz click en la foto para ampliar

Infraclase: Placentalia
Orden: Rodentia
Suborden: Hystricomorpha
Infraorden: Hystricognathi
Familia: Ctenomyidae
Tribu: Ctenomyini
Género: Ctenomys
Especie: C. talarum

Otros nombres: Subespecies: C. t. talarum, C. t. recessus, C. t. occidentalis.

Características: Miden entre 20 y 23 cm., su cuerpo es cilíndrico con la cabeza corta, voluminosa y angulosa, comprimida lateralmente. Posee vibrisas desarrolladas que le brindan sensibilidad táctil útil en la oscuridad de los túneles. Ojos poco desarrollados, orejas pequeñas. Cuatro incisivos fuertes y grandes anaranjados. Patas musculosas y cortas, terminadas en 5 dedos provistos de uñas muy desarrolladas para cavar con cerdas largas que usa para el acicalamiento. Cola corta, robusta y con poco pelo. El pelaje es fino y espeso de color pardo y lustroso, oscuro en la parte superior y más claro en el vientre. Detrás de las orejas puede presentarse una mancha blanca. Zonas axilares e inguinal es blancuzcas. Cola bicolor. La hembra es de tamaño menor que el macho. Con un peso promedio de 136 gr.

Costumbres: Se alimenta principalmente de partes aéreas de la vegetación que en un 94% está compuesta de hierbas (Del Valle et al., en prensa). Además utiliza la coprofagía como estrategia de optimización en la utilización del alimento (Martino et al., 2000 b). Desconfiado. No salta. Vocaliza (tuquéa) como golpes de tambores. También produce un ruido por el rechinar de los incisivos. Construye cuevas compuestas por túneles de 8 cm. de diámetro y una extensión máxima de 24 mt. en los machos y 18 mt. en las hembras con un promedio de 17 y 12 respectivamente (Antinuchi y Busch, 1992). Pasa más tiempo bajo tierra que en la superficie. Activos durante el día y la noche. La actividad subterránea que desarrolla es importante con relación a la eliminación de la cobertura vegetal y a la remoción de distintos componentes, tanto orgánicos como inorgánicos. Esto influye en formación de dichos suelos y en la fijación de médanos.
La longevidad promedio estimada para C. talarum es de dos años. Mantienen estructuras sociales en donde existe un macho dominante acompañado por varias hembras y la coexistencia de juveniles cuya paternidad se corresponde al macho dominante (Malizia, 1994). Esta estructura social en donde existen varias camadas de diferentes hembras pero que corresponden a un mismo macho se conoce como pologinia o formación de harenes (Zenuto et al., 1999). Los juveniles suelen construir sus cuevas en las adyacencias de la de su progenitora. Este patrón se explica ya que para evitar exponerse a los predadores durante el desplazamiento en superficie extienden las galerías maternas para luego cerrar la conexión. Sin embargo, cuando la presión de predación es baja, los juveniles pueden buscar por superficie un ambiente propicio para construir su cueva. Contribuye al mejoramiento orgánico del suelo, ya que favorece la presencia de microorganismos descomponedores y el ciclo de nutrientes por la concentración de dióxido de carbono acumulado en los túneles.
Puede causar daños a árboles jóvenes y otros vegetales cultivados para la fijación de médanos litorales. Disemina ácaros, pulgas y otras endoparasitosis.

Reproducción: La duración del ciclo reproductivo en la región es de nueve meses. Por otra parte, la estación reproductiva solo se hizo evidente a partir de la actividad de las hembras, ya que los machos, una vez alcanzada la madurez sexual permanecen reproductivamente activos durante toda su vida (Malizia y Busch, 1991; Malizia, 1994) al igual que el resto de los caviomorfos. La actividad reproductiva de las hembras finaliza en otoño, cuando la disponibilidad de alimento es baja (Malizia, 1994). El tamaño promedio de la camada es de 4 crías, aunque algunas hembras pueden llegar a tener hasta ocho crías (Malizia Y Busch, 1991; Malizia, 1994). Con respecto al número de camadas, se verificó que los tuco-tucos poseen entre una y dos camadas por año.Los primeros nacimientos de C. talarum comenzaron a partir de la segunda mitad del año que es cuando aparecen las primeras hembras lactantes Las hembras de C. talarum alcanzan su madurez sexual a los 5 o 6 meses de edad (122.03 gr.), mientras que los machos maduran entre los 7 y 10 meses de edad (165.11 gr.) (Malizia y Busch, 1991), por lo que alcanzarían a aparearse durante el siguiente período reproductivo (Malizia, 1994).

Hábitat: Franja costera de la provincia de Bs. As.. Posiblemente al sur de Sata Fé, Córdoba, La Pampa, San Luis y Oeste de Bs. As. Ctenomys talarum talarum desde Magdalena hasta Santa Clara del Mar y Ctenomys talarum recessus desde Río Quequén Salado hasta Bahía Blanca.
Habita zonas bien vegetadas sobre suelos firmes y bien estructurados (en contraste con C. australis que prefiere suelos más arenosos y cercanos a la costa). En médanos litorales, pastizales y cardales sobre médanos antiguos y bosques de talas ubicados en dunas y cordones de conchillas costeros.

Vulnerabilidad: Baja, es muy abundante

Atrás Arriba