Inicio

Tortuga laúd (Dermochelys coriacea)

click para ampliar

Clase: Sauropsida
Orden: Testudines
Suborden: Cryptodira
Familia: Dermochelyidae
Género: Dermochelys
Blainville, 1816
Especie: D. coriacea
(Vandelli, 1761)

Otros nombres: tortuga baúla, canal, tinglar, siete quillas, leatherback (inglés), canaá, cana, cardón

Características: Es la única tortuga marina sin caparazón duro. Su nombre común en ingles significa “espalda de cuero”, lo cual hace referencia a la piel sin placas y suave, semejante al cuero que la cubre. Esta cubierta es apoyada y fortalecida por miles de piezas poligonales osteodérmicas. Solamente durante las primeras semanas de la vida presenta escamas. Su piel es típicamente negra y moteada con blanco. El caparazón tiene siete crestas o quillas prominentes, con una forma aerodinámica y ligeramente flexible. Su plastrón puede variar en color y tiene cinco quillas. Es la tortuga más grande del mundo. Su peso medio ronda entre los 300 a 600 kg. (se ha registrado un ejemplar de casa 1000 kg. y una longitud de 305 cm) Por lo general mide entre 130-175 cm. Sus aletas delanteras son muy poderosas y no poseen uñas. Carece de dientes, la estructura de la mandíbula, en forma “W”, actúa como dientes, tiene proyecciones corneas en la zona del esófago. Se cree que pueden llegar hasta los 80 años de edad.

Costumbres: Dieta especializada en animales de cuerpos suaves, principalmente medusas. La boca y garganta está repleta de cientos de ganchos y espinas que, una vez la medusa es atrapada por el pico de la tortuga, es imposible que la medusa escape. No se ven afectadas por las toxinas de medusas tales como la venenosa “fragata portuguesa”. Aunque la taza de crecimiento específica de esta especie es desconocida, es posible que crezca rápidamente comiendo diariamente muchas veces su peso corporal. Es la especie que bucea a mayor profundidad y que tiene la distribución más amplia entre todas las tortugas marinas. Un buceo típico puede tener una duración de 15 minutos y aunque muy rara vez se extiende a más de 200 m de profundidad se han reportado buceos a más de 1000 m. Muestran una amplia tolerancia térmica; pueden mantener su temperatura corporal hasta unos 18ºC encima de la temperatura ambiente del agua. Las razones de esta condición pueden asociarse a varias características, incluyendo la inercia térmica de su enorme masa corporal, la capa de grasa subdérmica que actúa como aislante, y a que sus aletas cumplen la función de un intercambiador de calor por contracorriente.

Reproducción: Para anidar, las hembras emergen por la noche en las playas para depositar sus huevos. Usando sus aletas traseras excavan profundos nidos en forma de bota donde depositan alrededor de 100 huevos, duran 65 días en incubación. Prefieren playas con plataforma continental reducida (acercamiento profundo), acceso fácil y libre de rocas o corales abrasivos, así como costas de alta energía, con corrientes fuertes y oleaje alto. Llegan a la madurez sexual, entre los 9 a 14 años, con un ciclo de vida de unos 30 años o más. Las hembras realizan un promedio de 5 a 9 nidadas por año, en intervalos de 9 a 10 días. Llevan a cabo esta serie de nidadas cada 2 o 3 años, aunque algunos estudios demuestran que pueden anidar en años consecutivos. Como en las demás especies la determinación del sexo en las crías depende de la “temperatura pivote” (el punto donde la proporción de género es 1:1). En Surinam y Guyana Francesa se ha estimado esta temperatura en unos 29,5ºC. Al igual que en otras especies de tortugas marinas, la incubación a temperaturas más altas favorece la producción de hembras. Las tortuguitas salen de la arena de sus playas de anidación y se dirigen inmediatamente al mar enfrentándose a muchos depredadores tras la eclosión y siendo este el momento más peligroso de sus vidas. Están cubiertas con pequeños escudos poligonales y son predominantemente negras, con los relieves y bordes en blanco. Otras características de los neonatos son que poseen aletas frontales que casi alcanzan la misma longitud de la caparazón y que carecen de uñas. La longitud típica del caparazón es de 60 mm., pesando aproximadamente 45,5 gramos.

Hábitat: Se encuentran a través de los mares del mundo, principalmente en las aguas pelágicas de los océanos templados y tropicales así como en las aguas frías sub-árticas. Es común observarlas en aguas templadas tanto al oriente como al occidente de los Estados Unidos de América y Canadá.

Vulnerabilidad: Vulnerable A2bd. En los últimos 30 años, el número de tortugas laúd del Pacífico occidental se han reducido en un 78 por ciento, poniendo en serio peligro la supervivencia de esta especie. Entre los peligros a los que se enfrentan las tortugas laúd adultas se encuentran las redes de pesca a la deriva que asfixian a las tortugas, los palangres o la caza en los lugares de anidación para el consumo de su carne. Pero también los huevos de estas tortugas están sufriendo tanto el expolio del hombre, que en lugares como Malasia se consideran un manjar, como por el aumento de la temperatura de las playas o la introducción de cerdos, jabalíes o perros en las playas donde anidan. Amenudo se asfixian comiendo trozos de plástico a la deriva. Se han encontrado ejemplares muertos con bolsas de plástico, piezas de plástico duro e hilo de pescar en el estómago.

Probabilidad de observación: Varamientos ocasionales.

 

http://www.iacseaturtle.org/docs/tortugas/coriacea.pdf

 

Tanza enrrolada en la aleta

Click para ampliar

Atrás Arriba